Desde la bardoma al bordado

Hoy ha amanecido nublado. He salido de casa camino del tanatorio para verificar que no estoy muerta.

Me he topado con el Auditorio Ciudad de León. De bruces.

Y entonces ha salido el sol.

Creo que Mansilla, desde el cielo de los arquitectos buenos, me ha querido enviar un mensaje de esperanza. Que yo soy mucho de melodramas.

Miré al cielo y al edificio blanco,  excelente, y me he emocionado. La muerte súbita está sobrevalorada, lo se.

Ha sido una de las experiencias más bonitas que he tenido. Me gusta vivir. Crece en mi un aroma de humanidad.

Ya no hace falta que me acerque a la morgue. Luis, el diseñador de edificios tan sublimes como éste,  me espera, pero tardaremos en encontrarnos. Quiero seguir aquí.

 

“De ausencias nadie muere” – Vicente Verdú

David Gray – Please Forgive Me

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s