:: YOU ARE VERY SWEET MY BABY

-Mo, cuéntame un cuento.

-¿Cómo lo quieres?

-Cuéntame un cuento que no le hayas contado a nadie.

Érase una vez un algodón de azúcar que viajaba de feria en feria. Era tan feliz que tenía un aspecto resplandeciente, como todos aquellos que supuran felicidad por los poros, en su caso desprendía un halo sorprendente de glucosa.

Un año fue al FIB. Le tiñeron el pelo de rosa en un puesto de pelus de esas modernas, estaba ideal. Ligó con un manzana de caramelo, pero no llegó a nada el tema. Un simple rollo festivalero, ya sabéis. Se compró varias chapas, a juego con su nuevo color, se las ponía en el palo. Le costaba un poco, pero al final lo lograba. Quería ser un algodón moderno, en realidad un algodón moderno de mierda y eso. Lo de la mierda era porque el polvo del recinto Heineken se le pegaba mogollón por lo pegajosa de su ser.

Cuando regresó a casa se sintió sin fuerzas, estaba agotada de tanto chundachunda y decidió recluirse unos días, para renovar energías y tal. En Internet vio un anuncio. Era de Algodones sin Fronteras (Cottons without Borders). Precisaban voluntarios para Africa. Sin más decidió dar un giro a su vida golosa. Cogió un petate y sin más dilación fue a vacunarse. En la cola de la vacunación se encontró con otros algodones. Había jirones de sábanas viejas, algodones tipo chuche, algodón 100% y otros con mezcla. Un lío de peña, todos dispuestos a sacrificar su tiempo en aras del voluntariado y la solidaridad. Los pinchazos le hicieron polvo, pero no derramó ni una lágrima de azúcar. Era una caña la tía (de azúcar), de casta le viene al galgo y eso.

Cuando llegó a su destino, en la India, estuvo bastante pocha. Vomitaba mucho y creía que no podría más. Pero superado ese trance, comenzó su tarea. Su labor consistía en servir como algodón para las curas de los más pequeños. Trabajaba de sol a sol y acababa rendida. Cada día estaba más orgullosa y tenía un sentido del humor que hacía reír a los niños que pasaban por sus (digamos) manos. A pesar de su dulzura era muy salada. Ironías de la vida.

 

Image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s