:: Murphy no sabía de leyes

“Vence tu orgullo, acepta equivocarte de vez en cuando. Los errores nos aportan un conocimiento de nosotros mismos, siempre son útiles”

 

Alejandro Jodorowsky

(Extraído de su Página Oficial en Facebook)

 

Me conocí un día de verano. El calor era inmenso, aplastante. Mi deseo inmediato era regresar a aquella habitación fresca del hotel, echarme sobre la cama como un alga marchita, con cada tentáculo exhausto. Por un segundo pensé que los rayos de sol me iban a disolver. Como el azúcar en el café o el tiempo en el propio tiempo. Sin embargo, mi afán de seguir visitando la ciudad, que me tenía embrujado, hizo que mis pasos se encaminaran al casco antiguo, mucho más allá de las iglesias y las murallas. Más allá de los turistas y las calles empedradas, más allá de la suntuosa calle principal. Separarme de la manada, perderme.

Agotado por las altas temperaturas, me perdí en un laberinto de piedra y hierba. Encontré una hermosa casa con un banco de piedra en su entrada. El lugar, encantador y fresco, tenía un muro tapizado de enredaderas y unos ventanales vestidos de flores rojas. 

Y mientras reposaba en aquel banco helado, aparecí sin hacer ruido. Era alto, claro, con los ojos muy azules y el pelo blanco. Lo que inmediatamente me agradó fue el cuello tan largo, me daba una enorme elegancia. El bronceado de la piel restaba severidad a mi rostro, curtido por el aire y el sol. Me gusté desde el primer momento. Pocas veces ocurre algo así. Me saludé amable, invitándome a entrar dentro de la casa. Vestía una camisa blanca sencilla, de lino y manga corta. Parecía jovial y eterno, sin que esto se contradijera, los años y la juventud convivían pacíficamente.

Mi aspecto acalorado me conmovió y me invité a un vaso de agua. Mientras lo tomaba, comencé a mirarme con más detenimiento y a la amplia sala principal donde me había llevado. 

Era lunes, lo recuerdo perfectamente. Desde entonces hemos estado juntos, evolucionando en sintonía, riéndonos de las mismas tonterías, bailando la misma danza, saltando los obstáculos, siempre unidos. Hemos superado los tristes y duros momentos por los que la vida nos ha forzado, hemos sido capaces de saborear los instantes magníficos juntos y, lo más importante, hemos logrado alcanzar la libertad de estar distanciados y saber que siempre estamos ahí, a pesar de todo lo que nos ha ocurrido. 

El mes que viene es nuestro aniversario. Lo vamos a celebrar volviendo a la misma ciudad que hizo encontrarnos y fusionarnos en un eterno y trascendental vínculo. Estamos muy ilusionados y felices de poder seguir compartiendo tiempo y sueños. 

Me quiero mucho y me alegro enormemente de haberme conocido; tan humano, tan persona, un ser único.

 

Imagen

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s