NO FEAR (sin miedo)

Está demostrado que todo lo nuevo genera temor. Miedos y tensiones que son difíciles de aplacar si uno no quiere saltar al vacío con fuerza, pasión y ganas. Se precisa una mente abierta y disfrutar del recorrido del aprendizaje de lo que llega o está por venir. En mi propia senda de conocimiento, he tenido el enorme placer de encontrarme con Mika Komorowski. Una persona creativa, de origen sueco, que llegó a León para emprender pilotando un ‘coffee shop’. Ha roto el paradigma de lo que entendíamos por “tomar un café” en esta ciudad, desarrollando y entrenando una nueva forma de mostrar la cultura de aromas y sabores. Mika trabaja, de manera continua, intentando buscar la receta perfecta, pensando –en todo momento- en el deleite de los clientes, siempre bajo su particular punto de vista. En una amena charla que hemos mantenido hace pocos días, me explicaba con un toque pasional, cómo entiende a España como el país de la actividad culinaria y a los españoles como los que apreciamos cualquier tipo de experiencia gastronómica. Con esta base, hay mucho potencial para desarrollar la innovación aplicando nuevos estilos y métodos de hacer café. Un mundo entero lleno de posibilidades; donde él no cesa de leer, preguntar y experimentar suscitando el interés en sus asiduos. Para este renovador, MBA y especialista en finanzas y con amplia trayectoria y tradición familiar hostelera, amante de la arquitectura y el entorno urbano, la innovación es “una nueva forma de ver o pensar”. Lo que muchos no conocen es la gran comunidad de baristas, a nivel internacional, que son tratados como estrellas del rock en su ámbito y que su prestigio y reconocimiento quiere Mika trasladar aquí. Sorprende como en otros lugares del mundo (también en España desde hace poco) se realizan catas de café, tan similares a las del vino, en la que se analizan términos que apelan al paladar y los recuerdos de quienes asisten a estos encuentros. Lo realmente rompedor, desde mi propia percepción, es la transparencia de Mika en su establecimiento; muestra las marcas con las que trabaja, quiénes lo cultivan, la finca de la plantación, cómo lo hacen y cómo llega a nosotros. Un paseo por la trazabilidad del producto. Su conocimiento profundo, a nivel laboratorio, microscópico me aventuro a decir; midiendo calidades del agua, la homogeneidad del granulado del café molido. Alta cocina, absolutamente. Trabaja con tostadores españoles y suecos en una búsqueda constante para satisfacción propia y, por ende, para los que solemos aterrizar en su espacio amable, bien decorado y sencillo. A pesar de que su producto se llama igual que el de cualquier otro punto de consumo cafetero, él nos muestra un universo que no hemos conocido antes, extremadamente novedoso y con la oportunidad de hacerlo a un precio asequible. La leche, como marca de la casa, es también otra de sus propuestas de valor. Ha apostado por el consumo de leche fresca local diaria, proveedores muy innovadores también que están luchando, en paralelo, por la calidad en tiempos de crisis. Con el lácteo culmina con su ‘latte art’ tu café perfecto para ser consumido, con miedo de que la espuma te invada todo. No esperen encontrar en su local el cumplimiento de los requisitos para establecer una suerte de lejano parentesco con las cafeterías a las que estamos habituados. Es un lugar único, de paso y que no les dejará indiferente.

La innovación está por todos lados, estén atentos y sean valientes.innodeleon_24marz_1

(Artículo publicado en El Diario de León el 24 de marzo de 2015)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s