Mujer y Emprendimiento

Ayer, sábado 4 de marzo, realicé una charla en León con motivo de la I Feria de la Mujer Emprendedora con sede en el Espacio Vías.

A continuación voy a transcribir el contenido de la conferencia, para todos aquellos que no pudieron asistir o estén interesados en la temática.

ESPACIO VÍAS - LEÓN - 4 DE MARZO 2017

Diapositiva 1

Buenas tardes:

Gracias por venir e interesaros por esta charla enmarcada dentro de las actividades de la I Feria de la Mujer Emprendedora organizada por el grupo de Mujeres Empresarias del CEL (Círculo Empresarial Leonés). Agradezco de corazón a este colectivo luchador la oportunidad que me han brindado para estar estos veinticinco minutos con vosotros.

ESPACIO VÍAS - LEÓN - 4 DE MARZO 2017-2.jpg

Mi nombre es Mónica García, también conocida como Mo Limited. Bajo ese alter ego hago diferentes actividades que luego os detallaré. Soy una mujer, 48 años, madre de una jovencita maravillosa y, además, sí, soy emprendedora. Desde adolescente he llevado a cabo proyectos de emprendimiento; un Festival en el Instituto y, trabajando por cuenta ajena donde he estado 26 años, he realizado intraemprendimiento. Durante dos años consecutivos, emprendí y dirigí uno de los festivales pioneros en España, el Festival de Videoclips VIDEOLIFE que tuvo como sede el MUSAC. He creado con la ayuda de otras personas Gallinero Ambulante, un proyecto de cine clandestino…algunos propósitos y planes más, todos ellos efímeros y asimilados -normalmente- al entorno cultural. También quise hacer una Escuela de Padres y otras intenciones, las cuales no salieron adelante.

¿Qué es emprender? Hay muchas acepciones, la propia RAE define el término. Tras leer mucho sobre el tema y asistir a infinidad de charlas, me quedo con esta definición: “Tener una idea que cubre una necesidad que cubre una necesidad existente en el mercado y que sea lo suficientemente flexible para adaptarse a los cambios“. La gran pregunta: ¿Emprender se nace o se hace?.

ESPACIO VÍAS - LEÓN - 4 DE MARZO 2017

Todo proyecto de emprendimiento comienza con el prólogo “Tengo una idea”. A menudo esa semilla surge por necesidad, por ejemplo; cuando estás harto de tu jefe, detestas tu empresa, quieres libertad de horarios o quieres demostrar a tus familiares y a ti mismo que puedes hacerlo. También, muy generalmente, cuando nos encontramos en situación de desempleo. Cuando sufres un despido, lo he vivido en carne propia, empiezas a vivir en una montaña rusa de emociones. Pasas por un momento de negación: “esto no me está pasando a mí“, frustración y decepción: “no sirvo para nada” y, sobre todo, muchísimo miedo: “¿qué voy a hacer ahora“. Todos los sentimientos negativos inimaginables conviven contigo en este periodo. Se sale de ello y, tras todo proceso de duelo, hay  un día en el que te preguntas ¿Qué voy a hacer?. ¿Buscar más de lo mismo? ¿Reoriento mi carrera? ¿Me reinvento? ¿Monto un negocio? Como mujeres nos enfrentamos a un desequilibrio de género en el ecosistema empresarial. La cifra de emprendedoras en España nos convierte en un mirlo blanco: ocupamos el 5% del total. No voy a entrar en la discriminación laboral que hemos sufrido y padecemos, sobre todo, en empleos por cuenta ajena. Tenemos inteligencia y tenemos talento. A veces, me cuestiono si somos nosotras nuestras propias saboteadoras. Esto daría para otro foro de debate. Toda mujer emprendedora tiene una misión clara, bajo mi punto de vista, que es luchar contra nuestro propio miedo de ser fémina en el territorio empresarial. Así como terminar con las etiquetas y las limitaciones. Todas y todos estamos incluidos en el campo del emprendimiento. Es fundamental perder las etiquetas, no somos tarros de mermelada. Somos seres extraordinarios y nuestras ideas de negocio son diferentes y maravillosas. Seamos fieles a nosotras mismas, esa es la verdadera libertad.

ESPACIO VÍAS - LEÓN - 4 DE MARZO 2017

Vamos a ser francos: no todo el mundo está capacitado para emprender. La idea de montar un negocio está teñida, es cierto, de cierto romanticismo. De ese ideal a la realidad, no nos engañemos, hay un recorrido enorme de esfuerzos y sacrificios. Lo sé de primera mano ya que he vivido cerca de autónomos: abuela, padre, hermano, pareja, compañeros. El éxito es patrimonio de unos pocos de acuerdo a este dato demoledor: el 90% de los proyectos de emprendimiento fracasan antes de los cuatro años de vida. Y una se pregunta cuál es el motivo. Cuando tienes la idea y empiezas a preparar el desarrollo para arrancar, es vital y así lo promovemos desde NARUA, encauzar  los nuevos pasos a dar con consciencia con una introspección para llegar a lo que da sentido a tu vida y saber, profundamente, a lo de que verdad queremos hacer y cómo lo vamos a ejecutar. Es lo que denominamos Emprendimiento Consciente. En el proceso de arranque, cuando la idea aún está sin desarrollar, es preciso dedicarle al proyecto media hora diaria. Ser regular y constante. Ver crecer la idea y animarte con su desarrollo. Creemos que necesitas pasar tiempo con tu proyecto para enamorarte de él. Marcarse fechas de cierre y preguntarse todos los días qué tal va mi proyecto, cómo estoy trabajando, qué he hecho bien y qué he hecho mal, qué me falta, cuál es el motivo por el que procrastino, cuál es el cuello de botella, si me paralizo o me paralizan y qué o quiénes son los que no me dejan avanzar.

ESPACIO VÍAS - LEÓN - 4 DE MARZO 2017

Con los pies en la tierra, es imprescindible que valoremos nuestros conocimientos:

  1. En la parte técnica: dominar perfectamente a qué me voy a dedicar.
  2. Competencias comerciales: puedes controlar tu negocio, pero como no tengas bases asentadas de marketing y ventas, hacemos un pan como unas tortas. Para mí es el pilar básico del conocimiento. Saber estrategias de marketing, cómo posicionar tu producto o servicio en el mercado es fundamental. Y si no sabes o no quieres aprender sobre ello, delégalo en una empresa externa, pero hazlo. Hacer visible tu producto es la clave. Saber cuándo hay oportunidades para hacer negocio, abrir bien los ojos y escuchar a tus clientes. Pendiente de cualquier novedad o tendencia y estar al tanto de lo que hacen tus competidores.
  3. Y la tercera pata, fundamental también, es saber gestionar diferentes áreas: personas, tanto si van a estar a tu cargo, como si son tus socios o proveedores. Ser productivo con el tiempo y las tareas. Un líder se caracteriza por su flexibilidad para adaptarse a las diferentes situaciones que van surgiendo en el día a día. Capacidad para tomar decisiones y asumir que habrá riesgos.

ESPACIO VÍAS - LEÓN - 4 DE MARZO 2017

Para nosotros, una de las claves fundamentales al montar un negocio es la diferenciación. Ser creativo e innovador. Como el caso de nuestros clientes, Pan Esla y Hostería El Refugio. ¿Cuántos panaderos hay en la provincia de León? ¿Cuántos hoteles en Rabanal del Camino? Supimos encontrar para ambos cómo diferenciarse.

Especializarse es otra de las piezas cruciales. Es complejo pero no imposible. Esto lleva horas, esfuerzos y perseverancia, pero encontrar tu espacio en el mercado, en qué eres única y especial te abrirá nuevas perspectivas. Como nuestro cliente Bar Restaurante Converso que ha sabido encontrar lo que le hace especial en un lugar donde hay cientos de bares y restaurantes.

Divulga tu idea: utiliza todos los canales a tu alcance para contarle al mundo entero tu maravilloso negocio. Conéctate con otras emprendedoras, como con el grupo de Empresarias del CEL. Hay más de ochenta mujeres aquí que pueden inspirarte e, incluso, ser tus clientas o proveedoras. Desde el 2014 con apoyo masculino y con Manoli González como Vicepresidenta, se ha arrancado un estupendo conjunto cohesionado de mujeres que realizan diferentes e interesantes actividades. Animo a que te asocies. Apóyate en su experiencia, sus ganas y déjate llevar por su inercia.

Prototipa: saca tu proyecto a pequeña escala y al menor coste viable posible. Que sea el mercado el que te diga si funciona o no. Si hay que hacer cambios, hazlos y prototipa de nuevo. En innovación es una fase clave.

Y para mí y así la he dejado para el final: la determinación. Posiblemente sea uno de los quid para que tu negocio sea un éxito. La determinación es pasión y perseverancia para alcanzar metas a muy a largo plazo. Todo emprendedor tendrá momentos en los que se desinflará y querrá abandonar. La determinación es no pararse antes los muchos no que se reciben. Es tener resistencia y aferrarse al futuro días tras día. Es el espíritu luchador que nos hace trabajar duro para hacer de ese futuro una realidad. Vivir la vida como una carrera de larga distancia, tener ganas y entusiasmo.

ESPACIO VÍAS - LEÓN - 4 DE MARZO 2017

Y ahora quisiera que os pusierais de pie. Os invito a la reflexión. Miraos unas a otras, aquí hay mujeres de diferentes generaciones. Si pusiéramos a una abuela, hija y nieta en una misma mesa, veríamos tres versiones muy diferentes de España. Mujeres de ayer y mujeres de hoy. Pertenezco a la generación Baby Boomer  y cuando entré a trabajar en Paradores, recuerdo ser la segunda mujer en la historia del departamento y cómo pasas por situaciones diferentes por ser del género femenino, como que te pregunten cuando te vas a casar, si vas a dejar el trabajo para dedicarte a tu marido y tu casa. Creo, sinceramente, que tener más mujeres en todas las instancias podrá traer más mujeres al tejerse relaciones de influencia y ofrecer un modelo a las mujeres más jóvenes.

Podéis sentaros. Recordad que las mujeres enfrentamos enormes retos y, sin embargo, nos significamos y no tememos destacar en el terreno profesional.

ESPACIO VÍAS - LEÓN - 4 DE MARZO 2017-8.jpg

Con el recuerdo a Bimba Bosé quiero cerrar esta charla. Rememorar a esta mujer luchadora que acuñó la frase de la imagen: “El cambio es la única constante”. Es cierto, lo único que es verdad es que todo cambia. Por ello, os animo a que penséis en grande, sin confiarte demasiado y cuestionándolo todo. Si tienes dudas, puedes consultarnos cómo ejecutar tu proyecto para que se convierta en una idea rentable.

ESPACIO VÍAS - LEÓN - 4 DE MARZO 2017

Clausuro la conferencia con esta máxima de la Editora Jefe del Huffington Post. Creo que necesitamos, a menudo, estar dispuestos a fallar y empezar de nuevo. Como se aprende es haciendo.

Perdamos el miedo a emprender y hagámoslo con cabeza.

Gracias.

ESPACIO VÍAS - LEÓN - 4 DE MARZO 2017

 

¿Hacia dónde caminamos en León?

El pasado jueves, 1 de diciembre, la Asociación Española de Consultores Turísticos (AECTE) aterrizó en el Palacio de Conde Luna, en León, con el objetivo de “ayudar a despegar el turismo en la provincia leonesa”.

Bajo el lema ¿Hacia dónde camina el Turismo en León? tres consultores compartieron modelos, tendencias, experiencias y buenas prácticas de turismo. Se vieron ejemplos de otros destinos, tanto nacionales como extranjeros, y se debatieron opciones hacia una mayor cualificación y rentabilidad.

Esta Jornada Técnica de Turismo, así denominada por sus organizadores, se compartió con técnicos de turismo locales, agentes de desarrollo, empresarios, docentes,  alumnos, profesionales del sector y otras personas interesadas en mejorar el turismo en la ciudad y sus provincia.

Programa-definitivo_Cartel_León-800x600.jpg

La sesión fue abierta por Sara Mielgo de Cook&It, la cual se auto define como Turismóloga, Creativa, Soñadora, Viajera, Blogger, Docente y Guía Turístico.

El primer ponente, José María de Juan, de la consultora KOAN con amplia experiencia, se explayó sobre las grandes rutas culturales y temáticas como destino turístico. Estos son algunos puntos sobre los que trató:

  1. Planteamiento del diseño de producto: el producto en paralelo con el mercado. Alineación y encaje con el mercado.
  2. Articular estructuras en el lugar receptivo de turistas, para que la ruta sea un producto para la venta paquetizada o no.
  3. El producto y su mito: prestación funcional y simbólica. Como ejemplo el lema “Tras las huellas del Yeti”.
  4. Estandarizar para comunicar al mercado.
  5. Conexión con las motivaciones internas del futuro usuario.
  6. Reivindicar la identidad: la diferencia y las marcas del territorio, creando valor añadido.
  7. Conectar lo tangible con lo intangible. Lo intangible es el desarrollo, la sostenibilidad, conservación, interés temático, solidaridad, valores sociales, patrimonio vivo, identificación socio-cultural, valores étnicos, interculturalidad, relevancia al EGO (buscamos aquellos elementos en el patrimonio que conectan con el visitante: su idioma, su cultura, su religión, su edad, sus gustos, su nivel cultural. Adaptamos nuestro lenguaje, nuestro estilo, la cantidad de conocimientos y los signos), status.
  8. Maximizar las técnicas de interpretación, dinamización y animación del patrimonio.
  9. Imagen y mensajes basados en valores universales reconocibles.
  10. El usuario de turismo cultural es muy sensible con la sostenibilidad.
  11. Comercialización y distribución: trabajando segmentos clave, turistas culturales de interés específico, WHOPS, DINKS, LOHAS-Turistas responsables, Flashpackers, foodies, bobós.
  12. Apoyo de las acciones comerciales con promoción, comunicación y cobertura de medios para todos los segmentos.
  13. Crear y vender emociones.

El segundo en coger la batuta fue Julio Grande, de Sepinum, experto en desarrollo y gestión de proyectos sobre el patrimonio y la actividad turística en entornos rurales.

Nos dejó atónitos cuando comenzó su charla con la frase: “El Turismo Rural ha muerto”. En su contexto, Julio nos relató cómo la vida rural es cada vez más difusa y el cuestionamiento: “¿Qué nos queda de ruralidad?”.

Algunos puntos de su ponencia:

  • Entender el territorio como un escenario de vida.
  • Entender la identidad como un valor añadido.
  • Entender al vecino como elemento necesario para mi vida.
  • Entender la convivencia como un factor de cohesión social.
  • El amor y el orgullo por vivir y tener un negocio en el pueblo.
  • Herederos de su pasado y responsables de su futuro.

Tras la pausa a media mañana, Rafael Peña, de GESCULT determinó como el enoturismo es una oportunidad estratégica para el desarrollo del mundo rural.

Claves de su conferencia:

  1. El potencial del turismo del vino como argumento de venta de los territorios.
  2. El vino ayuda a vender turismo y el turismo ayuda a vender vino.
  3. El término turismo enológico va evolucionando hacia enogastronomía.
  4. El vino aporta prestigio al territorio como destino enogastronómico.
  5. La relación entre el medio urbano y el rural establece intercambio de culturas y vivencias.
  6. La importancia de no mostrar el producto de un modo explícito.
  7. La suma de diferentes factores es la clave para el éxito: calidad de los vinos, calidad de las experiencias, bodegas, servicios turísticos, recursos naturales, recursos humanos, ocio complementario, canales comerciales, equipamientos e infraestructuras.

151837_preview.jpg

La última ponente, Natalia Zapatero de Turiskopio, enlaza todo lo expuesto anteriormente con una charla muy bien llevada sobre marketing turístico y, en concreto, sobre el marketing de experiencias.

Extracto de su charla:

  • Las mentiras en el marketing desveladas o vistas a la luz por los prosumidores y prescriptores.
  • Hay muchos productos turísticos que no aportan nada.
  • Modelos de negocio similares, sin propuesta de valor definida.
  • Utilización del mismo lema en campañas.
  • La experiencia es un instante que, en muchos casos, es inesperado.
  • La importancia de las conexiones emocionales memorables.
  • Las experiencias son únicas e intrínsecas a las personas.
  • En turismo necesitamos productos extraordinarios.
  • Apelar a las tribus como público objetivo.
  • Convertir el producto en una experiencia inolvidable.
  • Lograr experiencias WOW!
  • Saber qué es lo que estamos vendiendo.
  • Hacer innovación disruptiva.
  • Constante reinvención.
  • Analizar y valorar si nuestros nuevos productos han funcionado en el mercado.
  • Experiencias “inturisantes”.
  • Sumar el enfoque tradicional y el nuevo.
  • Crear conexiones improbables a través de la cooperación con otros.
  • Realidad virtual y experiencias inmersivas: el futuro del turismo.
  • Consumidores de micro momentos.

Conclusiones finales y clausura de la Jornada a cargo de Jesús del Río de ALETUR, el cual nos dejó a los asistentes la siguiente pregunta en el aire para darle respuesta, reposada :-), por correo electrónico:

¿HACIA DÓNDE CAMINA EL TURISMO EN LEÓN? Escribir a aletur2015@gmail.com

Con tanta información  que se nos ha suministrado y con el afán de avanzar todos juntos, nosotros daremos respuesta a la cuestión en unos días.

Es importante reseñar, para concluir, que el próximo año ha sido declarado por Naciones Unidas como el Año Mundial del Turismo para el Desarrollo Sostenible, y eventos como este son un paso más para conseguir ese objetivo.

unnamed

De izquierda a derecha: Arriba; Julio Grande y Jesús del Río. Abajo: Rafael Peña, Sara Mielgo, Natalia Zapatero y José María de Juan. (Imagen cedida por correo electrónico).

 

 

Salvemos el piano del Bar Belmondo

Bar Belmondo tiene un piano español precioso y desean restaurarlo.
Han ideado un micro mecenazgo único eligiendo la plataforma Verkami, en un tiempo récord de 40 días se intenta conseguir recaudar 750€ para salvarlo.

Aquí la página del proyecto ‪#‎LiberaUnaTecla‬
http://vkm.is/liberaunatecla

Y aquí el increíble video de deLeon Films
https://vimeo.com/151641672
Con su versión mini:
https://vimeo.com/151815297

 

 

12484663_1009383132434376_8995222291764841575_o

Esquife es un bote para saltar a tierra

Nació antes de lo previsto y le recibió el frío y humedad del marzo de una década de los sesenta agotada. La sala del sanatorio era de un gris neutro donde la nieve del exterior reflejaba un poquito de sus destellos. Su trémulo y diminuto cuerpo que respiraba nuevo medio, fue agarrado por unas manos hábiles y experimentadas, las cuales le llevaron a un rincón donde fue lavada diestramente con agua tibia que no calmó su llanto ni su alma congelada.

Cuando le llevaron a casa, el abuelo dijo que parecía un tordo. Tan pequeñita era. Su hermano mayor fue destronado de su puesto de rey único y no acogió con entusiasmo a la nueva miembro de la familia. Sus padres cumplieron con el deseo plural de tener la parejita y otro hijo para que el primogénito no estuviera solo y pudiera jugar acompañado.

Los que nacen un 29 de febrero, los prematuros y los no deseados viven con un tatuaje invisible que, con el paso del tiempo, va distinguiendo su forma y color.

En su caso, cuando llega el invierno o siente frío, le entran ganas de llorar y en su espalda, un tatuaje, tono azul mar y con la figura de un pez globo, brota y resulta tan visible que, a veces, sale por su nuca. Asomando por los abrigos y las bufandas. Las lágrimas y la sombra del tatuaje anuncian los meses helados y el corazón se le encoge.

Nacer en el primer solsticio te hace adorar el verano, las playas, la piel desnuda al sol, las bebidas refrescantes y el murmullo del mar cerca. Quizá porque has sido engendrado en tiempo de estío. Todo suma.

Ahora que recuerda cómo llegó a este mundo, se intenta reconciliar con las heladas, los mantos blancos y las bajas temperaturas. A veces no puede y su llanto se puede escuchar por toda la ciudad, fundiéndose con otros gemidos y lamentos de hombres y mujeres que cargan con sus espaldas el no ser queridos o abandonados, siendo niños.

La brújula de estas personas no muestra el norte, como si hubiera perdido su imantación, y andan desorientados sin encontrar sitio o su camino. En la senda, a veces, se encuentran a otros como ellos y sus pasos se extravían sin remedio. Otras ocasiones coinciden con humanos que tienen su bitácora perfectamente definida. En este caso, logran hallar su espacio e incluso son capaces, ellos solos, de encarrilar el mapa de su vida.

Que este nuevo año, recién llegado, os traiga agujas bien imantadas y cumpláis todos vuestros sueños.

beach-1057826_960_720

 

*Foto: Komsomolsk-On-Amur (Libre cesión de derechos)

EL PROCESO CREATIVO

En el espacio donde suelo trabajar y escribir hay tres mesas rectangulares. Sobre una de ellas, hay una caja de cartón reciclado que contiene cuatro semillas protegidas por material vegetal a la espera de ser plantadas. En la tapa de este singular cofre una frase escrita con esmero, parece que a mano: “No juzgues tu día por lo que coseches, sino por las semillas que siembres” atribuida a Robert Louis Stevenson. Le tengo cariño a este objeto, no solo por quién me lo ha regalado, sino también por toda la fuerza creativa que lo impregna en esencia. No he encontrado el momento de plantar las cuatro vidas naturales que esperan el sol y el agua pacientemente, de un modo encapsulado. En las instrucciones se dispone que el mejor periodo para hacerlo es con la entrada de la primavera, pudiéndose alargar hasta julio. He dejado pasar los equinoccios y solsticios y, tal vez por el apego, no les he dado vida. La empresa que se encarga de estas bellezas es Ecoquchu. Es una metáfora maravillosa del proceso creativo.

La sensación de que existe una tensión entre lo que puedo controlar y lo que debo dejar ir, me ocurre todo el tiempo; ya sea al crear un nuevo artículo para el periódico, o en casa al negociar con mi hija adolescente. Cuando te sientas a escribir sobre creatividad, te das cuenta que se invierten los pasos. Tienes que dejarlo ir desde el principio, y sumergirte en las historias de miles de artistas, cineastas, escritores y músicos, y a medida que lees o escuchas sus anécdotas, eres consciente que la creatividad emana de las experiencias cotidianas, más de lo que pudiera pensar, incluso al dejar ir; ya que en muchas ocasiones la creatividad surge de la ruptura. La mejor forma de aprender algo es con historias, por eso permitidme relataros una que escuché hace un tiempo, es sobre el trabajo, el juego y cuatro aspectos de la vida que tenemos que aceptar para que florezca nuestra propia creatividad.

Lo primero es cuando pensamos que algo es muy fácil, pero se hace más difícil. Esto es, prestar atención al mundo que nos rodea. Muchos artistas hablan de la necesidad de abrirse a la experiencia, y eso es complejo si se tiene un móvil iluminado en el bolsillo que se lleva toda la atención. Mira Nair, la cineasta, habla de su crecimiento en un pueblo pequeño de la India llamado Bhubaneswar donde había unos dos mil templos, la mayoría en ruinas. Su mayor inspiración ha sido el teatro popular que representaba en las calles los cuentos populares de Mahabharata y Ramayana, las epopeyas, dicen, de las que sale todo en la India. Mira Nair estaba lista para recibir lo que despertó en ella volverse una profesional del cine premiada. Por tanto, estar abiertos a la experiencia que pueda cambiarnos, es lo primero que tenemos que aceptar.

Hay otros artistas que comentan que algunas de sus obras más potentes han surgido en momentos muy complejos de sus vidas. Richard Ford, novelista, convive con un desafío permanente que es su dislexia. Era lento para aprender a leer y en su periodo escolar no leía más que lo mínimo indispensable. A día de hoy no puede leer en silencio mucho más rápido que en voz alta. Sacó como conclusión que ser disléxico tenía para él más beneficios porque logró reconciliarse con la lentitud, ya que con su ritmo comenzó a apreciar las cualidades de la lengua y de las oraciones, que no son solo aspectos cognitivos del lenguaje como los sonidos de las palabras, su aspecto, los cortes de párrafo o de línea. Es muy emocionante saber que este ganador de un Pulitzer se aferró a su desafío y no intentó superarlo. Aprendió de la dislexia y a escuchar la música en el idioma.

Otros hablan de cómo exigir los límites de lo que pueden hacer. Forzar lo que parece imposible llevar a cabo, en ocasiones, les ayuda a centrarse en encontrar su propia voz. Richard Serra, escultor, en su juventud pensaba que era pintor y, tras graduarse, vivió un tiempo en Florencia. Mientras vivía en Italia, viajó a Madrid. Al contemplar “Las Meninas” en el Prado se quedó impactado. Al regresar, arrojó todas sus pinturas al Arno y pensó en centrarse en otra técnica. Dejó ir la pintura en ese momento, pero no el arte. Se mudó a Nueva York y comenzó a jugar con todo tipo de materiales. La conclusión es que, al dejar lo “imposible”, emprendió una nueva exploración lúdica que le ha llevado a realizar unas esculturas con enormes curvas de acero que, para disfrutarlas, requieren de nuestro tiempo y movimiento. Logró con la escultura lo que no pudo con la pintura. Nos hace a nosotros sujeto de su arte. Por tanto, experiencia, desafío y limitaciones son constantes que adoptar para que florezca la creatividad.

El último punto es el más complicado. Aceptar la pérdida, la experiencia humana más antigua y constante. Para crear, debemos pararnos en ese espacio entre lo que vemos en el mundo y lo que anhelamos, mirando de frente al rechazo, a la angustia, la guerra y la muerte. Es un área difícil de soportar. Esta tensión resuena en el trabajo del fotógrafo Joel Meyerowitz que, al inicio de su carrera, fue conocido por su fotografía urbana, capturar momentos en las calles y por sus instantáneas de paisajes. El 11-S él, como el resto de los transeúntes, se quedó detrás de la cerca de Chambers y Greenwich y todo lo que pudo ver fue el humo y los escombros. Intentó levantar la cámara pero la policía no le permitió tomar fotos. Esto le hizo pensar que si no había imágenes, no habría registros. No quería ver desaparecer esa historia. Con todo el fervor, pidió todo tipo de favores y llegó lograr un pase para el WTC donde estuvo fotografiando a diario, durante nueve meses. Él comenta que cuando vuelve a ver esas fotos, recuerda el olor a humo que se le quedó impregnado en su ropa. Entre las ruinas de las Torres Gemelas, Joel encontró los estragos inherentes a la naturaleza de un atentado y un recuerdo imborrable. Su terquedad y su optimismo apasionado lograron su propósito, sin tirar la toalla.

Todos luchamos con la experiencia y el desafío, los límites y la pérdida. La creatividad es esencial ya seamos científicos, empresarios, padres o profesores.

Una imagen que me gusta mucho recrear es cómo se reparan las vasijas del té en Japón. Los alfareros en vez de ocultar las grietas, deciden acentuarlas usando laca de oro para su restauración. Esos cuencos son más hermosos ahora, habiendo estado rotos, que cuando estaban recién hechos. Esas grietas cuentan la historia que todos vivimos, el ciclo de la creación y destrucción, el control y liberación, juntar las piezas y hacer con ello algo nuevo.

FELICES FIESTAS

fOTO-fREDDI mARRIAGE

Foto tomada en Fushimi Inari Taisha (Kyoto-Japón): Freddie Marriage (con licencia para libre reproducción).

Artículo publicado en el Diario de León el pasado 22 de diciembre de 2015:  http://www.diariodeleon.es/noticias/innova/proceso-creativo_1033201.html

LA MAGIA ESTÁ EN NOSOTROS

FotodeBADPYRMONT

Foto: Sebastian Unrau (con licencia para reproducir)

Un año más se reúnen en León los mejores magos del mundo, gracias al Festival de Magia que este diciembre cumple su decimosegunda edición.

El trabajo de los magos consiste en convertir lo ordinario en extraordinario. Rompen leyes físicas, racionales, para hacernos sentir emociones y experiencias maravillosas. La magia nos demuestra que la realidad se puede percibir de diferentes formas. Es curioso cómo podemos ver el mundo de una manera más racional, imaginativa y fantasiosa al mismo tiempo a través de la magia. Es el arte de engañar al espectador con su consentimiento, se crean ilusiones cognitivas e interfiere en funciones básicas de nuestro cerebro como la atención, la memoria o la inferencia causal. Es como un conflicto entre lo que estamos viendo y lo que es posible o imposible. En nuestra mente se genera esa especie de brete donde la razón y la lógica se suspenden durante un instante y no entendemos lo que estamos viendo. La magia funciona en la mente del público con elementos epistemológicos y manejando esas funciones básicas cerebrales que he mencionado anteriormente. Es el cerebro el que lo hace todo; percibe la realidad, analiza lo percibido y después modifica lo observado para crear ilusiones, intuiciones y expectativas. Estas situaciones que se dan en nuestra mente concluyen en que la memoria es finita y nuestras neuronas también. Lo que no se puede percibir, lo rellenamos o lo estimamos; algunas veces de forma eficaz y otras no. Cuando lo hace erróneamente, crea simulaciones y es lo que denominamos como ilusiones o magia. Por tanto, la magia sucede por un contraste de situaciones; es decir, la magia es la discrepancia entre una realidad inicial y una realidad final. Como ejemplo, cuando vemos al mago que muestra una chistera vacía y finalmente logra sacar de ella un conejo. Esa diferencia de situaciones y sin explicación aparente es lo que hace que la magia funcione y que se convierta en algo misterioso. Todo sucede en nuestro cerebro, lo creamos nosotros. Maravilloso.

Los magos, a día de hoy, así como en cualquier parcela actual, precisan de reinventarse o hacer nuevos trucos para sorprender al espectador. El público demanda constantemente algo diferente. Para ello, se agudiza el ingenio del mago y se inspira en los deseos de su audiencia. Históricamente, todos los magos del mundo han pensado en su público para lograr empatizar con sus deseos y sueños colectivos. Para un mismo efecto, hay muchos métodos; la clave es no darse por vencido cuando se idea un truco nuevo. Misteriosamente, con mucho tesón, acaba siendo posible lo que a priori parecía improbable.

Resulta complejo sorprender al público del siglo XXI, sin embargo, el elenco que ha pasado estos años por León lo ha logrado. Recuerdo con especial cariño la actuación de René Lavand que acuña la frase “No hay nada imposible”. Un mago argentino con una historia apasionante que animo a que descubráis. Como adelanto deciros que, en un accidente de tráfico, siendo niño, perdió una mano. “Aprovecha lo que tienes porque es mucho más de lo que crees”, sería el resumen de su vida.

Realmente la magia es un mundo fascinante.

¿Y si todos lleváramos un mago dentro? ¿Seríamos capaces de hacer algo que ni siquiera imaginamos? Podríamos ponernos en situación y pensar como un mago. Practicar nuestros talentos hasta alcanzar la perfección; hay algún mago que cuenta que ensaya más de dieciséis horas diarias para lograr el truco perfecto y sin fallos. Por tanto, para llegar a ser un genio en lo que vales, ensaya sin cesar. Una habilidad sin practicar no sirve de nada. El listón de un mago siempre está muy alto; si dejas de ser excelente ya no serás mago, simplemente serás alguien que hará trucos. No nos conformemos con nada menos que la excelencia. A base de la práctica, de la disciplina y la perseverancia lograremos el grado sumo. Y es lo que nos va a hacer brillar en cualquier ámbito al que nos dediquemos. Nos resulta sencillo limitarnos a nosotros mismos cuando vemos que la situación es difícil. Los magos primero piensan en la idea genial, luego estudian cómo desarrollarla y –tras muchísimos intentos incluso años de trabajo- logran el objetivo ideado para ponerlo en marcha.

Decidamos qué camino elegir: el de la pasión o el de la limitación. Lo importante para creer es que hay que sentir.

 

Artículo publicado en el Diario de León el pasado 15 de diciembre de 2015:

http://www.diariodeleon.es/noticias/innova/magia-nosotros_1031330.html

 

MÁS ALLÁ DE LA TEORÍA DE LOS SEIS GRADOS

fOTO DE mAYUR gALA-LIBRE DE DERECHOS

Foto: Mayur Gala (libre de derechos para reproducción)

 

Al Jacobs, un escritor que se sumerge en los estilos de vida alternativos con experimentos largos y divertidos (por lo general con él mismo como conejillo de indias), poniendo a prueba los límites del comportamiento, las costumbres, la cultura, el conocimiento, así como el sentido del humor de su esposa; cuenta que cierto día recibió un correo electrónico de un hombre que vivía en Israel. En él le decía que era primo suyo en grado decimosegundo y que, además, tenía un árbol genealógico con ochenta mil personas, incluyendo al propio Jacobs, Karl Marx y varios aristócratas europeos. ¿Qué haría Jacobs tras recibir esta misiva? Primero pensaría que era uno de tantos que le iba a pedir diez mil dólares para ingresar en su banco de Nigeria, luego se daría cuenta que no quería tener ese número tan grande de familiares (¡ochenta mil!). Con los que uno tiene ya hay problemas, no es posible imaginarse cómo crecerían las situaciones tensas con esa cifra de allegados. Sin embargo, llegó a la conclusión que no estamos solos en este vasto mundo. Si la teoría era cierta, cada uno de nosotros, está conectado con ochenta mil personas de este planeta. Algunos de estos “primos” serán grandes personas, otras serán irritantes pero todos tienen un vínculo conmigo. Esto es ciertamente inspirador para bucear en la genealogía, ese campo serio y correcto. Resulta fascinante por el tema revolucionario y controvertido, en parte por las pruebas de ADN y genéticas, y en parte debido a Internet. Hay sitios en la red que sólo enfocan desde Wikipedia a los árboles genealógicos, la colaboración y el “crowdsourcing”. Lo que hace uno es cargar su árbol genealógico y entonces buscar en estos sitios para verificar que el nombre que figura ahí (como el nuestro) en ese árbol es el mismo que figura en el otro con el mismo nombre. Si lo es, entonces se puede combinar varias veces hasta que se hace masiva y aparece un extraordinario gran árbol genealógico con miles de personas en ellos o incluso millones. El propio Al Jacobs al interesarte tanto por este asunto, comenzó a crear un gran árbol genealógico mundial que tiene, nada menos, que setenta y cinco millones de personas. Éstas están conectadas por sangre o matrimonio, a veces ambos. Están incluidos todos los continentes, incluso La Antártida. Muchos de nosotros es probable que estemos en ese árbol y que podamos ser primos de Mark Zuckerberg o de Ángela Merkel, por poner algún ejemplo extremo. La idea es todos estamos relacionados y que en los próximos años podamos tener un extensísimo árbol genealógico donde estemos toda la población mundial incluida. ¿Es esto relevante? Jacobs nos da cinco razones para valorar su importancia:

1)    Tiene valor científico. Es una historia sin precedentes en la raza humana y nos está dando valiosos datos acerca de cómo se heredan las enfermedades, cómo la gente emigra y hay un equipo del MIT estudiando a fondo este gran árbol genealógico mundial.

2)    Le da vida a la Historia. Uno mira hacia atrás en la Historia y un montón de las terribles situaciones que se han vivido se debe a que un grupo de humanos se cree que está por encima de otro grupo de personas y uno ya no puede hacer eso nunca más al verificar el vínculo familiar que nos ata.

3)    La interconexión. Todos venimos de un mismo ancestro (uno no tiene necesariamente que creer el mito bíblico). Los científicos hablan de un cromosoma Y de un hombre y de una mujer mitocondrial que habitaron la tierra hace entre cien mil y trescientos mil años. Todos tenemos un poco de su ADN en nosotros lo que significa, literalmente, que somos primos biológicos. Las estimaciones varían pero, probablemente, el primo más lejano que tenemos es de grado cincuenta. Ahora bien, no sólo compartimos ancestros y sucesores. Si tenemos hijos y ellos también, rápidamente los descendientes se acumulan, así que en diez o doce generaciones vamos a tener miles y millones de descendientes.

4)    Un mundo más amable. Hay disputas familiares (en todas las familias se cuecen habas), cierto es pero también se observa que hay un sesgo humano que hace que se trate mejor a un familiar cercano que a alguien ajeno a la familia. Para los fanáticos tal vez este árbol genealógico sea una mala noticia, porque van a tener que darse cuenta de que son primos de miles de personas en cualquier grupo étnico con el que tengan problemas. No solo somos parte de una misma especie, somos parte de la misma familia. Compartimos el 99,99% del ADN.

5)    Efecto democratizador. Para algunos la genealogía tiene una ralea elitista (soy nieto del Marqués de “X”) y por ello “soy más que tú”. Ahora ya no tendrá sentido porque todo el mundo está relacionado. Así que es realmente un momento fascinante, en la historia de la familia esto va cambiando constantemente. Cuanto más inclusiva sea la idea de familia, mucho mejor.  ¿Qué se puede hacer con toda esta innovación? Jacobs decidió hacer una gran fiesta el pasado día 6 de junio, en la que invitó a todo el mundo con el objetivo de hacer el evento familiar más grande de la historia con exposiciones, espectáculos, música y comida. Si quieres saber más sobre este tema, explora su web: globalfamilyreunion.org. Por un mundo más amable, pensemos que todos somos familia.

Quizá sea una buena excusa para llegar a una paz mundial.

 

Publicado en el Diario de León el 1 de diciembre de 2015

EL PAN NUESTRO

Llama la atención, a pesar de la importancia del pan en España y de la proliferación de maestros panaderos, que el país con mayor consumo de pan en Europa sea Alemania, siendo Chile el siguiente en la lista.  La tendencia mundial es de una progresiva reducción del consumo de pan en los países industriales, aunque parece una paradoja a la vista de la apertura de nuevos hornos de pan en ciudades de referencia como Nueva York, Londres, Barcelona, Berlín o Madrid.

Todos estos nuevos puntos de venta de pan ofrecen a los consumidores, ávidos de encontrar alimentos más sanos y equilibrados, cambios de sabores, un mayor aporte de fibra, mezcla de cereales, productos sin gluten, reducción del porcentaje de sal, uso de harinas ecológicas y una mejora en los procesos para lograr un mejor aroma a pan de verdad. El uso de hornos de leña y masa madre como puntos fuertes e innovaciones, como las que hace la empresa Aerated Bread Company, logrando que la elevación del pan sea por aire a presión y no por la fermentación simple.

Los gurús españoles del mundo panadero, como Ibán Yarza, entusiasta divulgador del pan que, en su libro “Pan Casero” nos explica el proceso de elaborar el alimento básico en casa; están cristalizando un amor hacia el pan artesano o Xavier Barriga, uno de los principales profesionales en el sector, que también ha entrado de lleno en el ámbito de la comunicación y la divulgación con sus libros y vídeos en los que enseña a elaborar buen pan en casa. Numerosos cursos con las plazas llenas dejan patente la nueva tendencia de pan como capricho gourmet donde todo gira en torno a hacer un producto artesano y de calidad.

Estas iniciativas de formación y libros especiales se enmarcan en el movimiento de reivindicación de la cultura del pan en España, al considerarse este alimento el componente fundamental de la dieta mediterránea, que en los últimos años se ha convertido en sinónimo de salud. Las características principales de esta alimentación son un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbre y frutos secos), aceite de oliva, pan (y otros cereales, siendo el trigo el elemento básico) y vino.

Entre los objetivos de este movimiento para la recuperación de la cultura del pan se pretende recordar los beneficios de este alimento, mostrar su amplia variedad y la sofisticación de sus modalidades e impulsar un negocio que ha experimentado retrocesos significativos a lo largo de los últimos años.

En Barcelona, nos encontramos empresas como Triticum, con Xevi Ramon al frente, que a pesar de elaborar pan pre cocido consigue un producto de altísima calidad para la hostelería y restauración con una presentación increíble. El Hotel Praktik Baker el primer hotel-panadería del mundo, un alojamiento diferente que introduce en su concepto algo tan casero como el pan. Gracias a la integración de una panadería dentro del hotel, se consigue que los clientes disfruten del olor a pan recién hecho al despertarse. Asimismo en Cataluña, nos encontramos otro innovador, Jordi Morera, que entiende su negocio como una panadería moderna asentada sobre los cimientos del oficio más ancestral, abriéndose a harinas y panes de todo el mundo. Él señala que no inventa nada nuevo, sino que redescubre en un claro ejemplo de innovación regresiva.

Madrid, con Panic como referente gracias a Javier Marca como maestro panadero, pan que sabe a pan, apostando para que la capital tenga un buen producto en sus mostradores y en las mesas de los restaurantes. Los pedidos por encargo y su secreto: masa madre y largas fermentaciones. El Horno de Babette como escuela de panaderos y reposteros, un templo para el buen pan y los dulces, en el que se combina la enseñanza con la venta de un gran producto; harinas ecológicas y molidas a la piedra, fermentaciones lentas, masas madre y amasado a mano. Artesanía ancestral y tradición en Quadra Panis, una panadería artesana con el italiano Nunzio Maurello al mando, con el objetivo de hacer un pan digno con una cepa de fermento natural con más de 150 años que alimenta cada día, el tiempo y el calor. Moncho López, fundador de Levadura Madre, ha demostrado que se puede hacer mucho pan y muy bueno. Cada día, más de 1.500 clientes compran en sus tres panaderías de la capital. Con una treintena de especialidades –la mayoría con levadura madre– se ha convertido en un referente para la calidad. Su lema: «pan, dulce y tradición». Museo del Pan Gallego, es el horno de leña más antiguo de Madrid en funcionamiento. Comenzó a cocer pan en el siglo XVIII y hoy en día es un verdadero museo de este producto. Su especialidad son los panes gallegos –también las tartas de Santiago y sus empanadas–. Hogazas aromáticas, de miga esponjosa y contundente, repletas de sabor.

En San Sebastián, The Loaf, divulgadores de la cultura del buen pan, frente al Kuursal y con el horno a la vista de los transeúntes son capaces de vender 400 kilos de pan en un día. Café de barista y sótano destinado a comedor con bocadillos y picoteo elaborado con su producto estrella.

Podríamos citar otros tantos nombres en los que los panes se elaboran en obradores tradicionales, otros en locales cosmopolitas, algunos dan lugar a conceptos modernos de negocio y, por suerte, unos cuantos se rigen por la creencia de que la única panadería de calidad posible debe estar sujeta a procesos de elaboración artesanal y al uso de ingredientes de alta calidad, en contra de los métodos industriales.

Desde septiembre está a la venta un pan especial considerado “el más sano del mundo”. Un equipo multidisciplinar ha trabajado desde hace dos años en la Universidad de Cantabria La receta reúne las mejores propiedades funcionales, manteniendo las características en cuanto a sabor y olor del pan tradicional. Este producto, además de nutrir, sirve para prevenir enfermedades como el cáncer o la osteoporosis y mantiene sus características de sabor y olor del pan tradicional.

Aquí, en nuestra tierra, ha llegado la tendencia de hacer buen pan y los leoneses hemos sido porosos a las nuevas propuestas. La Dulcería, cerrada hace unos meses, con panes especiales que eran la delicia de los amantes del buen pan. Mucha Miga en una suerte de café parisino con un mini horno que realiza unos panes exquisitos. Pan Esla, la panificadora de Mansilla de las Mulas, con el gallego José Díaz al mando desde hace más de un año; horno de leña, masa madre, pan artesano y harina ecológica con la misión de buscar el pan más sano posible y con el mejor aspecto y aroma, con su lema “el pan..pan”. Panes de espelta, empanadas y bizcochería; todo ello hecho con mucho amor por la salud de los usuarios.

Doy por hecho que España y, a la sazón, León tienen miga. No dejes de descubrirlo y de apostar por consumir pan sano y de calidad.

 

1191

 

Artículo publicado en el Diario de León el 10 de noviembre de 2015

USO DEL CEREBRO

 

Foto en alta def.jpg

Foto: Dustin Lee (Libre de Derechos para reproducción)

 

Una leyenda arraigada dice que tan sólo utilizamos un porcentaje muy pequeño de nuestro cerebro, tan sólo un 10%. El otro 90% parece que queda, basándose en esta hipótesis, en una zona ociosa o aletargada. Algunos mercachifles prometían liberar el potencial oculto basándose en la neurociencia, pero tan sólo nos abrieron nuestros bolsillos y billeteras.

Dos tercios de la población y casi la mitad de los profesores de ciencias creen erróneamente en el mito del 10%. En 1890, William James, el fundador de la psicología funcional, filósofo y difusor del pragmatismo, a la sazón hermano del escritor Henry James, dijo: “La mayoría no usa todo el potencial de la mente”. Este brillante profesor de Harvard pensó esto como un reto, no como una acusación del uso restringido del cerebro. Pero quedó sembrado el malentendido por mucho tiempo, pues la mayoría de la comunidad científica no comprendió el propósito del abultado lóbulo frontal o de las amplias zonas del lóbulo parietal. Si se dañaban algunas de estas áreas, no había déficits motores o sensoriales, por ello concluyeron que no tenían ninguna utilidad.

Durante décadas estas partes se denominaron “zonas silenciosas” y con función desconocida. Tiempo después, hemos aprendido que cumplen misiones ejecutivas y de integración, sin las cuales apenas seríamos humanos. Son cruciales para el razonamiento abstracto, la planificación, sopesar decisiones y adaptarnos de un modo flexible a las circunstancias. La idea de que la mayor parte de nuestra sesera está desocupada en nuestro cráneo parece un disparate al calcular el uso de energía de nuestro coco. Los cerebros de roedores y caninos consumen el 5% de la energía total del cuerpo, el de los monos un 10% y el de un humano adulto, que tan sólo representa el 2% de su masa corporal, gasta el 20% de la glucosa diaria consumida. En los niños, esa cifra alcanza el 50% y en los bebés un 60%. Estos datos son mucho más de lo esperado para sus tamaños cerebrales relativos, los cuales aumentan en proporción al volumen corporal. Los de humanos pesan un kilo y medio, los de elefante unos cinco y los de ballena nueve kilos. Incluso por gramaje, los humanos condensan más neuronas que cualquier otra especie. Es esta densidad la que nos hace tan inteligentes.

Hay una relación de compromiso entre el tamaño del cuerpo y la cantidad de neuronas que un primate –incluidos nosotros- puede sostener. Un simio de veinticinco kilos de peso debe comer ocho horas al día, con el fin de mantener un cerebro con 53.000 millones de neuronas. La invención de la cocina, hace un millón y medio de años, nos dio una gran ventaja; los alimentos cocinados se suavizan y pre digieren fuera del cuerpo. Nuestros intestinos absorben más fácilmente su energía. Cocinar libera tiempo y nos proporciona más energía que consumir alimentos crudos. Por ello podemos sostener cerebros con 86 mil millones de neuronas, 40% más que los simios. Funciona del siguiente modo: la mitad de las calorías consumidas por el cerebro va a mantener, simplemente, intacta la estructura bombeando iones de sodio y potasio a través de las membranas para mantener una carga eléctrica. Para hacerlo, el cerebro se convierte en un centro energético o el combustible del horno corporal. El alto costo de mantenimiento de potenciales de reposo en los millones de neuronas significa que queda poca energía para impulsar señales por los axones y las sinapsis, las descargas en los nervios que realmente hacen las cosas. Incluso si solo un pequeño porcentaje de las neuronas disparara en una región dada en un momento determinado, la energía necesaria para activar todo el cerebro no sería sostenible. Aquí entra en juego la eficiencia energética; dejar que sólo una pequeña porción de células se active en determinado momento se conoce como “codificación escasa”. Usa la menor cantidad de energía transmitiendo la mayor cantidad de información, ya que la pequeña cantidad de señales tiene miles de caminos posibles por los que distribuirse. Un inconveniente de la codificación escasa dentro de una enorme cantidad de neuronas es su costo. Peor aún, si una gran proporción de células nunca se disparan, entonces son superfluas y la evolución debería haberlas desechado hace mucho tiempo. La solución es encontrar la proporción óptima de células que el cerebro puede activar al mismo tiempo. Para eficiencia máxima, entre el 1 y el 16% de las células deberían estar activas al unísono. Este es el límite energético con el que tenemos que vivir para mantener la conciencia. La necesidad de preservar recursos es el motivo por la que la mayoría de las operaciones del cerebro debe ocurrir fuera del estado consciente. Es por ello que la “multitarea” es una majadería, ya que queda demostrado que no tenemos la energía para desarrollar dos tareas a la vez, ni pensar en hacer cuatro o cinco al mismo tiempo. Al intentarlo hacemos peor cada una de las faenas que si le hubiéramos prestado toda la atención.

Los números no son favorables: el cerebro ya es inteligente y poderoso, tan potente que necesita mucha fortaleza para mantenerse así. Y tan perspicaz que ha construido un plan de eficiencia energética. No permitamos que un mito fraudulento nos haga sentir responsables de tener cerebros supuestamente perezosos. Esta manera de pensar sería un desperdicio de energía. Después de todo esto, ¿No creen ustedes que es tonto desperdiciar energía mental? Tenemos miles de millones de neuronas hambrientas de energía que mantener.

¡Vamos!

Artículo publicado en el Diario de León el 27 de octubre de 2015

 

OBRA EN CURSO

En cada etapa de nuestra trayectoria vital tomamos decisiones que van a repercutir directamente en la vida de esa persona en la que nos vamos a convertir en el futuro. Muchos de nosotros desembolsamos una cantidad importante por eliminar tatuajes que, en nuestra época adolescente, nos costó un dineral hacernos. Otros se apresuran a divorciarse de las personas que, en su juventud, se estimularon para casarse con ellas con la idea de estar siempre juntos. Algunos adultos de mediana edad se afanan para perder lo que, años antes, arduamente trabajaron para ganar. La cuestión que quiero plantear y que muchos amantes de la neurociencia y el comportamiento humano se hacen, es cuál es el motivo por el que tomamos decisiones en el momento presente y, con posterioridad muy frecuentemente, lamentamos. Una de las razones, quiero suponer, es que el hombre tiene una noción desacertada del poder del tiempo. Todos sabemos que la tasa de cambios disminuye a lo largo de nuestra vida. Los niños parecen cambiar cada minuto, sin embargo los adultos pareciera que estuviéramos estáticos y que tan solo mutamos cada año. Cuál es, por tanto, el mágico punto de inflexión en la vida en el que los cambios, de repente, pasan de un galope a un gateo. Tal vez en la adolescencia, o será en la madurez…o quizá en la edad adulta. La respuesta resulta ser, para la mayoría, el ahora. Lo que sea que el término “ahora” signifique.

A todos nos guía una ilusión. La de que nuestra historia personal ha llegado a un final, que acabamos de convertirnos en las personas que estábamos destinadas a ser y así seremos por el resto de nuestras vidas. Según diferentes estudios, a través del tiempo cambiamos nuestros valores personales. El placer, éxito y honestidad; que todos tenemos, según la edad y nuestro crecimiento van modificándose sin remedio. Si pudiéramos hacer una consulta para poder consolidar esta teoría, le podríamos pedir a la mitad de las personas encuestadas, que predigan cuánto cambiarán sus valores en los próximos diez años y, a la otra mitad, cuánto cambiaron sus valores en los últimos diez años. El análisis será interesante porque, me aventuro a aseverar, se podrán comparar las predicciones de personas con una edad determinada, por ejemplo 18 años, con personas de 28 y hacer este tipo de estudio a lo largo de sus vidas. Nos encontraremos que, primero, tienen razón: el cambio disminuye conforme envejecemos y, segundo, que se equivocan porque no se reduce tanto como pensamos. En cada edad, de los 18 a los 68, las personas subestiman enormemente el cambio que experimentarán en los próximos diez años. Algunos psicoterapeutas llaman a esto “la ilusión del fin de la historia”. Si conectamos a individuos de diferentes edades, nos daremos cuenta que los de 18 anticipan el cambio en igual medida que los de 50. Y no son sólo los valores, aplica a todo tipo de parámetros como la personalidad. La psicología actual sostiene que hay cinco dimensiones esenciales de la idiosincrasia de cada persona: equilibrio emocional, apertura mental, amabilidad, extraversión y grado de conciencia. Si, de nuevo, pudiéramos hacer una encuesta poblacional y consultáramos cuánto espera un individuo cambiar en los próximos diez años y cuánto han cambiado en la década anterior, encontraríamos que la tasa de cambio disminuye conforme envejecemos y que, en cada etapa vital, subestimamos cuánto cambiará nuestra personalidad en los inmediatos diez abriles.

Y no se da sólo en transitorios como los valores y la personalidad. Uno puede preguntar qué les gusta, qué les disgusta, sus preferencias básicas, quién es su mejor amigo, el lugar preferido para disfrutar de las vacaciones, el pasatiempo favorito para el tiempo libre o el tipo de música que les fascina. Y podríamos, de nuevo, preguntar a la mitad si piensa que eso cambiará en los próximos diez años y a la otra si eso realmente cambió en los últimos diez años. Y, probablemente, las personas pronosticarán que la amistad que tienen hoy es la que tendrán en la próxima década, las vacaciones que más disfrutan hoy serán las que gozarán en el futuro, pero las personas que tienen diez años más dirán, que todos esos parámetros cambiaron; ya no tienen a Fulanito como mejor amigo o el lugar de vacaciones ha sido modificado ¿Algo de esto importa? ¿Este fallo en la predicción es algo que no tiene consecuencias? Muchos suponemos que sí, que importa, ya que entorpece de manera importante nuestra toma de decisiones. Vamos a pensar, como ejemplo, quién es ahora nuestro artista musical favorito de hoy y cuál era el de hace diez años.  Cuánto dinero pagarían ahora para ver a su artista favorito actual en un concierto dentro de diez años. Y cuánto pagarían para ver actuar hoy a quien fue su artista favorito hace diez años. Lo más probable es que la cantidad sea virtualmente distinta. En un mundo perfectamente racional, este debería ser el mismo importe, pero pagamos de más por la oportunidad de satisfacer nuestras preferencias actuales porque sobreestimamos su estabilidad. ¿Por qué ocurre esto? No estamos totalmente seguros, pero probablemente tenga que ver con la facilidad de recordar versus la dificultad de imaginar. Muchos podemos recordar quiénes éramos hace diez años, pero nos resulta difícil imaginar quiénes seremos, y entonces pensamos erróneamente que como es espinoso de conjeturar, no es probable que suceda. Lo siento, cuando decimos “No puedo imaginarlo”, por lo general hablamos de nuestra propia falta de imaginación y no de la falta de probabilidad de los eventos que describimos. Como conclusión: el tiempo es una fuerza poderosa, transforma nuestras preferencias, retoca nuestros valores, altera nuestras personalidades. Parece que apreciamos este hecho, pero sólo en retrospectiva. Únicamente al mirar hacia atrás nos damos cuenta del gran cambio ocurrido en una década. Es como si, para muchos de nosotros, el presente fuese un tiempo mágico. Es una frontera de aguas en la línea de tiempo. Es el momento en el cual finalmente nos tornamos nosotros mismos. Los seres humanos somos obras en curso y por error pensamos que estamos concluidos. Foto-JacobSCIACCHITANO.jpg

Foto: Jacob Scciachitano (Libre de Derechos para reproducción)

 

Publicado en el Diario de León el 13 de octubre de 2015